Páginas vistas en total

martes, 2 de abril de 2013

‘FRAGMENTOS DE UN PIANISTA VIOLENTO’, CON DIRECCIÓN DE FERNANDO ALEGRE, UNA OBRA QUE INDAGA SOBRE LA TEMÁTICA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO. SE OFRECE EN EL CENTRO CULTURAL CARAS Y CARETAS, VENEZUELA 330, C.A.B.A.,SÁBADOS 21 HS.




Del actor, director y dramaturgo Darío Bonheur, la obra ‘FRAGMENTOS DE UN PIANISTA VIOLENTO’ que dirige con agilidad y dinamismo Fernando Alegre, indaga sobre la temática de la violencia de género. Lo hace desde un lenguaje tan potente como poético pero expuesto desde lo cotidiano.  Con extraordinaria síntesis de recursos, expone la violencia de género y la actitud de la mayoría de la sociedad frente a la misma.

Un pianista eximio, exitoso, sensible y famoso golpea a su mujer. ¿Qué hacen sus vecinos frente a esta situación? El silencio, ¿es una forma de alimentar estos vínculos que se fagocitan unos a otros? ¿Cuál es el límite entre lo privado y lo público al asistir a un hecho violento? ¿Por qué una sociedad que se permite opinar sobre todo, evita hablar sobre este tema?

 ‘FRAGMENTOS DE UN PIANISTA VIOLENTO’ cuenta con una llamativa puesta donde los espectadores se ubican alrededor del escenario y las actrices se desplazan, aunque también  por momentos lo hacen en otros ámbitos de la sala. Así, uno se ve obligado a jugar con ellas a modo de observadores de la cotidiana vida del matrimonio del pianista. 

Al comienzo, dos mujeres espían, analizan y sacan sus conclusiones al ver el creciente maltrato que el pianista inflige a su esposa. Este hombre culto y de fama reconocida la somete no sólo con agresión verbal sino física. De pronto e inesperadamente estas vecinas toman el rol del pianista -con enérgicos parlamentos- y su sumisa mujer. Viven así situaciones especiales en una reunión social u otras familiares con reclamos de una cena que debió haber estado lista, o descontento al enterarse de que el hijo que esperan será mujer y no varón.

Las impecables actuaciones de Stella Matute y Alicia Naya se manifiestan en el paso de  un personaje a otro. Una de las escenas de mayor impacto es la de la inmersión de la mujer del pianista en una fuente con agua, mientras se oyen los gritos de él desde otro ángulo de la sala.  Acertadamente, su director Fernando Alegre asume los fragmentos del título, representados en los quiebres, silencios y pausas profundas, marcando así las heridas y golpes en la vida de los personajes observados por una sociedad testigo.

Las funciones son los sábados a las 21 hs., en el Centro Cultural Caras y Caretas de Venezuela 330, C.A.B.A. y al finalizar se ofrece un vino de cortesía y un debate coordinado por especialistas de áreas afines.


No hay comentarios:

Publicar un comentario