Páginas vistas en total

miércoles, 14 de enero de 2015

EN LA SALA PAYRÓ DEL TEATRO AUDITORIUM DE MAR DEL PLATA, ‘ANTIGONA 1.11.14 DEL BAJO FLORES’, EL CLÁSICO DE SÓFOCLES SE TRASLADA AL BAJO FLORES, CON DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN DEL MARPLATENSE MARCELO MARÁN





Tras haber estrenado la semana pasada a sala llena, vuelve a escena “Antigona 1.11.14 del Bajo Flores”, la tragedia más representada de la historia y en este caso una versión original del clásico de Sófocles trasladado a un barrio marginal. 

Las funciones son los lunes y martes a las 22.30 hs. en la sala Roberto J. Payró del Teatro Auditorium, Centro Provincial de las Artes de Mar del Plata, cuenta con la producción del Instituto Cultural y del Teatro de La Comedia de la Provincia, la dramaturgia y dirección de Marcelo Marán y los protagónicos brillantes y sin fisuras de los actores Emma Burgos en su papel de Antígona y el de Jorge Taglioni como Creonte, son permanentemente apoyados por un muy destacado elenco.

En todas las épocas aparece la necesidad de actualizar el mito de Antígona para dar cuenta del choque entre dos formas de entender la realidad. A través de la oposición de los antagonistas, Antígona/Creonte, se desarrolla una fina metáfora sobre el poder y sus excesos. Creonte es el poder hueco, precario, avejentado, corrupto y masculino. Antígona, su contrafigura, es el estallido brutal, la fusión del átomo, joven, femenina y amoral.

El territorio de lucha es una villa miseria, no porque se  lo considere un espacio degradado, sino porque, en su condensación vital, se puede observar claramente un drama que, traspasando a la sociedad toda,  allí estalla sin simulaciones. Seres puestos en el vértice de una violencia que no conoce límites, retroceden en la escala zoológica y abandonan la humanidad.

SINOPSIS

Junto a Esquilo y Eurípides, Sófocles (495a.C -406a.C) forma parte de la triada de dramaturgos de la Antigua Grecia.  En su obra basada en el mito de Antígona, representada por primera vez en el 442 a.C., se plantea una reflexión sobre la razón de Estado, la tiranía y el dictado de la conciencia. Antígona, hija de Edipo y de Yocasta, y hermana de Ismene, Etéocles y Polinice, acompaña a su padre en el destierro, desde que él se saca los ojos hasta su trágica muerte en Colono. Antígona regresa a Tebas con su hermana Ismene y, tras presenciar el combate de sus hermanos Etéocles y Polinice, que se dan muerte, embalsama y entierra a Polinice, acusado de traidor a su patria, desobedeciendo las órdenes de su tío Creonte, hermano de Yocasta. Condenada a ser enterrada viva, evita el suplicio ahorcándose. Hemón, hijo de Creonte y prometido de Antígona, al entrar a la cripta y verla muerta, se suicida, suerte que también corre Eurídice, esposa del tirano Creonte.

En 1950, Leopoldo Marechal escribe ‘Antígona Vélez’, trasvolando la historia a la pampa argentina, durante la Conquista del Desierto. Hoy, el dramaturgo, guionista y director de teatro marplatense Marcelo Marán, ubica la tragedia en la villa ‘1-11-14 del Bajo Flores’. Se trata ahora de una guerra entre bandas de narcotraficantes que se disputan el territorio y el manejo del negocio, mientras los jóvenes mueren como moscas a causa del paco, otras ‘un frío puntazo o la bala marcada de un sicario’.
“La propuesta de Marán lastima por su crudeza y verosimilitud,  duele más  por no tratarse de una inofensiva metáfora sino de una verdad vigente, palpable y angustiante. La puesta de Marán es imaginativa y audaz, su obra es dura, áspera, despiadada y deja un sabor amargo, justamente por lo testimonial. 

En ‘Antígona 1-11-14 del Bajo Flores’, hoy como ayer, impera el fratricidio” resumió con exactitud e inteligencia el crítico Jorge Dubati de Tiempo Argentino. “Los actores van construyendo las distintas escenas, armándolas y desarmándolas, recreando el paisaje villero, un paisaje de chapa y cartón, sin cielo, sin sol, sin árboles, sin pájaros, sin aire, sólo el viento que mece los cadáveres colgados de los cables. Turbadores los muñecos ideados por la escenógrafa Eliana Pereira Rejala, sobresalientes la labor de Jorge Taglione en su papel de Creonte y la de Emma Burgos en el de Antígona, el curita villero personificado por Javier Guereña y ciego como Tiresias, el célebre adivino de Tebas que funciona como una suerte de relator profético y un homenaje a Carlos Mujica, el cura de los pobres. Excelente Carina Zelaschi y muy bien el resto del elenco” agregó Dubati.

Funciones lunes y martes a las 22.30 hs.
Teatro Auditorium, Centro Provincial de las Artes
Sala Roberto J. Payró
Boulevard Marítimo 2280 - Mar del Plata Tel: 0223 493 0085

No hay comentarios:

Publicar un comentario